Formación

Innovación y progreso en la gastronomía española: de los fogones a las aulas

 

Las semillas para dar el salto de las aulas universitarias a los fogones se están cultivando desde hace tiempo y empiezan a dar sus frutos. Como referente mundial, la gastronomía española, avalada por la calidad de sus productos y por el nivel profesional y creativo de sus cocineros, se ha convertido en un componente indispensable de la Marca España. Tanto es así que la formación culinaria en España afronta un nuevo reto: invertir en investigación y desarrollo y mejorar la formación de los profesionales del sector. ()

Esta revolución gastronómica en las aulas ha sido cimentada por el impulso de los grandes cocineros españoles, que han insistido en la necesidad de mejorar la preparación de los chefs. De este modo, han contribuido a formalizar una formación que ha dado el salto de las cocinas a los pupitres de las facultades sin dejar de lado la formación práctica: cocina, administración de empresas del sector hostelero y hotelero, marketing, relaciones públicas, idiomas, intercambios, internacionalización… Son algunos de los ingredientes con los que cuentan los futuros cocineros formados en las aulas.

La revolución gastronómica en las aulas ha sido cimentada por el impulso de los grandes cocineros españoles, que han insistido en la necesidad de mejorar la preparación de los chefs”. 

 

La gastronomía gana así la forma y estructura necesarias para el crecimiento del sector, un sector del que el turismo no puede separarse si pretende ofrecer un planteamiento ambicioso y capaz de seducir a los viajeros más exigentes. Y gracias al gran impulso en la formación de los profesionales gastronómicos estamos consiguiendo batir récords. Sin ir más lejos, en 2013 España fue el tercer país más visitado del planeta.

En los últimos años hemos sido testigos del nacimiento de los centros de formación gastronómicos más innovadores del mundo, como el Basque Culinary Center, con sede en San Sebastián, pionero en llevar la gastronomía a la universidad y darle un carácter de ciencia que hasta entonces no tenía. El Grado en Gastronomía y Artes Culinarias que puso en marcha en 2009 era el primero de sus características en toda Europa. Al Basque Culinary Center se suman centros de formación superior como la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid que desde 2011 acoge a la prestigiosa escuela de alta cocina Le Cordon Bleu Madrid, tercera sede europea de la insignia y con la que se ha desarrollado el primer Grado en Gastronomía de Madrid.

Pero también hay erasmus de los fogones. La exportación de la cocina española a través de la formación de estudiantes extranjeros es un hecho que gana enteros en España, como en el caso de la exclusiva Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez de Valladolid, que colabora junto al ICEX en la formación en cocina española de jóvenes cocineros internacionales que a la vuelta a sus respectivos países difunden nuestra excelencia culinaria. En este sentido cabe destacar la labor de la Escuela de Hostelería y Turismo de Girona, una institución que ha formado a profesionales muy importantes en la gastronomía mundial, como los hermanos Roca.

Además de todos estos centros docentes, merece la pena subrayar el ambicioso proyecto del cocinero Ferrán Adrià, elBullifoundation, que se convertirá en el primer centro culinario de I+D del mundo. Por otro lado, a lo largo de los años han surgido numerosas escuelas de cocina privadas, como Alambique o Telva, ambas en la Comunidad de Madrid. Son pequeñas instituciones que con su labor docente y divulgadora han puesto su granito de arena para lograr el excelente nivel y el prestigio de los que goza en la actualidad la gastronomía española tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.