Verduras

ok verduras alimentos frescos

Entre todos los alimentos, los productos de la huerta y del campo son, sin duda, una de las fuentes nutricionales más variada y abundante. En este contexto, España se ha convertido en una potencia mundial en cuanto a la producción de verduras, un país que puede presumir de tener verduras de altísima calidad.

Comenzando por los protagonistas básicos de una simple ensalada, España goza de una extraordinaria variedad de tomates, lechugas y cebollas. De los primeros, las variedades Rama, Raff, Kumato y Cherrys escalonan sus producciones a lo largo de todo el año en la zona de Levante, Almería, Canarias, Navarra y Aragón. De la lechuga destacar las variedades Romana, Escarola e Iceberg que nos llegan desde las huertas del Ebro y el Duero.

Las grandes producciones de ajos y de cebollas se reparten por toda la geografía española, aun así, hay que destacar los ajos morados y negros de Las Pedroñeras, en Castilla La Mancha, y las cebollas dulzonas de Fuente de Ebro, en Zaragoza.

El tubérculo indispensable en cualquier despensa: la patata, se cultiva en toda España pero merecen mención especial las gallegas y las catalanas de Prades. Si seguimos la ruta por la variedad, descubrimos en Herbón (antiguo Padrón), Arnoia (Galicia), Lodosa (Navarra), en La Rioja, en Gernika (País Vasco) y en Fresno Benavente (Castilla y León), los mejores pimientos españoles, aunque también se plantan en Almería, Granada o Murcia. En cuanto a las zanahorias, si bien se cultivan en casi todas las comunidades, hay que señalar las de Castilla y León.

La coliflor y el repollo, de consumo invernal, se cultivan en el noreste del país. A resaltar la coliflor de Calahorra de La Rioja, del País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña. El guisante dulce de primavera, de excelente calidad y de pequeña producción, se cultiva en zonas con una cierta cercanía al mar como son los huertos vascos catalanes o gallegos.

El viaje continúa con los espárragos de Navarra y de Huétor-Tájar en Granada; para seguir con otras verduras de producción más limitada pero de gran calidad como los grelos de Galicia, la alcachofa de Benicarló (Castellón) o de Tudela y el Calçot de Valls (Tarragona). El cardo navarro, riojano o castellano, las borrajas, las acelgas del País Vasco, las judías verdes de Murcia y el pepino de Almería completan la lista. Con todo, disponemos de una huerta colosal.