Concurso Nacional de Tapas (Valladolid)

Todos los concursos tienen como finalidad designar a un ganador, pero en el caso del Concurso Nacional de Tapas de Valladolid es diferente. En primer lugar, porque es la consagración de unas preparaciones culinarias que están conquistando el mundo por su originalidad y adaptación a la sociedad moderna. En segundo, porque son la esencia de elaboraciones tradicionales sin limitar la creatividad y la innovación. Por último, porque son típicamente españolas.

En el año 2005 se celebró el primer certamen nacional dedicado a la tapa, seguramente la más popular de las modalidades gastronómicas españolas. Las dificultades técnicas y de logística, dado que los cocineros necesitaban locales especializados para poder elaborar sus tapas, exigieron la colaboración de decenas de bares y restaurantes vallisoletanos que acogieron el concurso con especial interés.

La primera edición se celebró en las calles de Valladolid. El éxito fue sorprendente y la acogida que tuvo en los medios de comunicación fue muy superior a la esperada. Todo gracias a la voluntad y experiencia de los organizadores y sin la ayuda de ninguna institución ni empresa.

Desde entonces la ciudad castellana se ha convertido en la primera feria monográfica de la tapa. Esto ha hecho posible que en 2015 se celebrase el undécimo Concurso Nacional de Pinchos y Tapas con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid. A los bares tradicionales se une la sede, instalada en una gran carpa en la que se elaboran las tapas finalistas y se celebran concursos y demostraciones de grandes cocineros, más de 60 llegados desde diferentes puntos de España y de otro países como México, Estados Unidos o Islandia.

Consulta más información: www.concursonacionaldetapas.com