Vinoble

Vinoble es especial. Un salón monográfico que solo acoge vinos exclusivamente generosos, licorosos y dulces. Como el resto de certámenes y encuentros, la oferta y la demanda son el hilo conductor de las actividades pero en esta ocasión solo por el entorno en el que se celebra (una fortaleza árabe del siglo XI, una antigua mezquita y el palacio renacentista de Villavicencio) el visitante percibe que esta ante un evento diferente.

Vinoble, con sus catas y mesas redondas, nació en 1998 y durante sus siete primeras ediciones la feria se celebró cada dos años. Eso sí, la crisis ha provocado que en los últimos años solo haya habido una edición, la de 2012, que tendrá su secuela, si nada falla, en 2016. Sobre todo por la expectación que ha generado el evento en Estados Unidos.

Es una feria que recoge vinos tan importantes como el sauternes, los tokaj, los oportos, las malvasías, los vinos dulces de Georgia y; por supuesto, un amplia gama de jerezanos, que son admiración de los mejores enólogos, los gourmets más especializados, científicos que ensalzan su valor y hasta escritores que, empezando por Shakespeare, han hecho célebres a estas joyas vinícolas.

La asistencia y las cifras siempre han sido uno de los puntos más fuertes de Vinoble: 800 vinos, 75 expositores procedentes de los cinco continentes que representan unos 20 países. En palabras del exministro de Agricultura, Arias Cañete: “Vinoble es un escaparate inmejorable para mostrar a los medios de  comunicación internacionales la realidad de nuestros vinos generosos”.

Más información en: www.jerez.es